viernes, 10 de julio de 2015

Aspectos a considerar en la reutilización de aguas depuradas para riego

La reutilización de las aguas depuradas es un elemento esencial del ciclo natural del agua, y de hecho, la Directiva Marco del Agua (2000/60/CEE) la contempla como medida para solucionar los problemas de la escasez de agua. La reutilización es muy valiosa para la agricultura, dado que garantiza el recurso de forma continuaSu aplicación es una práctica común en muchas zonas, especialmente en las regiones áridas y semiáridas.  La tecnología actual de depuración permite obtener efluentes de agua regenerada de diversas calidades, incluso hasta un nivel tan alto como la del agua potableLa finalidad es conseguir un producto que sea adecuado para ser empleado en diferentes usos (agrícola, industrial, recreativo, municipal, etc.). Para poder aplicar la reutilización para cualquier uso agrícola, se requiere de tratamientos terciarios avanzados (la filtración por arena, la desinfección, la desalinización, micro y ultrafiltración por membranas).


Estación depuradora de aguas residuales (EDAR)


No obstante, la reutilización no está exenta de riesgos, tanto en lo referente a su posible falta de idoneidad agronómica para riego, como de los sanitarios, debidos a la posible presencia de microorganismos patógenos en el agua regenerada. Además, debemos de tener en cuenta que con la reutilización podemos afectar al medioambiente, por la posible presencia de agentes biológicos, metales pesados, y diversos compuestos orgánicos que son capaces de producir efectos perjudiciales a largo plazo.

Los riesgos microbiológico-sanitarios asociados al riego con agua depurada dependen de varios factores que pueden ser agrupados en dos clases:

  • Factores asociados a las características propias del agua y el tratamiento recibido: carga microbiana y sistema de depuración empleado.
  • Factores derivados de la manipulación del agua en el riego: sistemas de riego (aspersión, riego localizado y por superficie), climatología local (temperatura y vientos), exposición de las personas al agua regenerada o a aerosoles de la misma. En este sentido, el riego localizado es el método más adecuado para el uso del agua regenerada, ya que el contacto del agua con el cultivo y las personas es mínimoSi se emplea el riego por aspersión, el riego debe hacerse de modo que las plantas dispongan del tiempo suficiente para secarse antes de que los usuarios tengan acceso a la zona regada, debe minimizarse el riesgo de encharcamiento, asegurando que la escorrentía superficial queda confinada en el propio terreno. Además indicar que la captación, los sistemas de almacenamiento, las redes de distribución y aplicación de las aguas depuradas para riego deben estar diseñados y señalizados de forma que en ningún caso puedan producirse contaminaciones cruzadas ni inducir a errores. Las señales de aviso, tuberías y accesorios serán de color violeta (PANTONE 2577U ó RAL 4001), por ser el color más consensuado entre los países que ya han implantado el sistema de regeneración de aguas.
Para poder garantizar una calidad de agua adecuada para la reutilización, desde un punto de vista sanitario y medioambiental, se debe llevar a cabo un programa de control analítico o Autocontrol. Realizando una serie de mediciones de distintos parámetros, con las frecuencias establecidas para cada uno de ellos y en cada uno de los puntos de control, como mínimo se deben controlar los siguientes parámetros: Nematodos intestinales, Escherichia coli, Legionella spp (en riego por aspersión)sólidos en suspensión y turbidez.

Para poder llevar a cabo una reutilización adecuada en España, en diciembre de 2007 se promulgó el Real Decreto 1620/2007, que ha sido un importante paso en la regulación de la reutilización del agua, ya que aclara tanto las responsabilidades de las Administraciones Públicas como las de los concesionarios y los usuarios finales, estableciendo los usos permitidos y los criterios de calidad, de frecuencia mínima de muestreo, de punto de referencia para los métodos analíticos y de conformidad. También especifica los procedimientos relativos a las concesiones de reutilización de aguas. En 2010 el MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y MEDIO RURAL Y MARINO publicó la Guía para la Aplicación del R.D. 1620/2007 por el que se establece el Régimen Jurídico de la Reutilización de las Aguas Depuradas. El objetivo de esta guía es orientar y proponer procedimientos y criterios para la aplicación del RD de reutilización a los distintos agentes involucrados, facilitando el trabajo de comprensión e interpretación del mismo. Su fin último es garantizar los niveles de calidad y el buen uso de las aguas regeneradas exigidos por dicho RD. 


Tipos de calidad según los límites bacteriológicos del RD de reutilización

Respecto a la idoneidad agronómica de este tipo de aguas, las aguas depuradas pueden presentar altos niveles de sal y altas concentraciones de iones fitotóxicos. Por ello es muy importante un seguimiento de su calidad, mediante el control de los siguientes parámetros: 
  • El pH del agua pueden alterar el equilibrio del suelo.
  • Sólidos en suspensión. Puede provocar obturación en los sistemas de riego localizado.
  • Exceso de salinidad. Conforme aumenta la conductividad eléctrica del agua (CE) disminuye el rendimiento de los cultivos. Valores por debajo de los 1000 µS/cm no producen efectos perjudiciales en las producciones de los cultivos; y valores entre 1000 y 2000 µS/cm pueden producir reducciones de la producción que en ningún caso superan el 10%. A partir de 3000 µS/cm se consideran aguas no aptas para riego. Además se puede provocar la salinización del suelo agrícola.
  • Toxicidad por ionescuando su concentración supera el nivel de tolerancia se manifiestan los síntomas de toxicidad y la disminución del rendimiento de los cultivos: (i) Clorurose considera como límite de tolerancia a este ion 0,5 g/l, este valor sólo es orientativo pues la manifestación de toxicidades concretas dependerá de las condiciones particulares en cada caso; (ii) Sodio, concentraciones superiores a 0,2 - 0,3 g/l en agua de riego pueden dar lugar a la aparición de los síntomas de toxicidad, también puede provocar la degradación del suelo; (iii) Boro, entre los cultivos más sensibles a esta toxicidad se encuentran los cítricos que puede manifestarla con concentraciones inferiores a 0,5 mg/l; (iv) además en algunos casos muy concretos, algunos iones como sulfatos y bicarbonatos también pueden provocar daños tóxicos.
  • Nutrientes como nitrógeno, fósforo ó potasio esenciales para el desarrollo vegetal, pueden estar presentes en altas concentraciones en las aguas depuradas, por lo que se puede aprovechar su valor fertilizante, disminuyendo la utilización de productos agroquímicos.  Pero una carga excesiva de estos nutrientes puede provocar efectos nocivos para el suelo, las aguas subterráneas y las superficiales (riesgo de eutrofización)
Debido a esta gran cantidad de nutrientes que contienen las aguas depuradas, cuando estas son almacenadas en balsas, junto con unas condiciones climáticas adecuadas, provocan el crecimiento y desarrollo de algas que pueden provocar obturaciones de los emisores de los sistemas de riego localizado que afectan principalmente a la uniformidad de aplicación de agua de riego en parcela, lo cual conduce a variaciones en el crecimiento y reducciones en la productividad del cultivo. 

Para finalizar indicar la gran importancia y responsabilidad de la Administración, los gestores de la Estaciones Depuradoras, y de los usuarios de la reutilización. Dado que un fallo en el control de la calidad del agua depurada puede afectar negativamente a todo el sector agrícola. Como ejemplo, recordar el brote de Escherichia Coli localizado en Alemania en mayo de 2011. Este brote en un principio se relaciono erróneamente con una partida de pepinos españoles, y ocasionó un importante efecto negativo sobre las exportaciones y los precios de todo tipo de cultivos españoles.

REFERENCIAS: