sábado, 9 de noviembre de 2013

Influencias del origen del agua en el consumo energético del regadío en regiones semiáridas


Este trabajo analiza la relación del agua y la energía en zonas regables modernizadas del sureste español. Durante un periodo de diez años (2002-2011) se ha evaluado el consumo de energía para el riego, particularizando para los diferentes niveles de gestión del regadío (cuenca, comunidad de regantes y parcela) en tres de las principales y más representativas comunidades de regantes (CCRRs) de la Cuenca del Segura: Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena (CRCC), Comunidad de Regantes Trasvase Tajo Segura Calasparra-Cieza (CRTCC) y Comunidad de Regantes de Miraflores (CRM). Para caracterizar la relación entre el agua y la energía se han empleado indicadores de gestión que han permitido evaluar: (a) los consumos de agua y energía en cada uno de los niveles de la gestión considerados, y (b) las relaciones entre los requerimientos de energía y el uso de agua.


Los resultados de la cuantificación del consumo de agua y energía son de utilidad para la formulación de recomendaciones que permitan racionalizar su uso en el regadío.
Este trabajo se ha publicado en la revista científica 
Cover image
REVISTA DYNA ENERGÍA
y su divulgación en español se ha realizado en la revista










Del este estudio se desprende que el mayor consumo de energía por metro cúbico del agua suministrada o energía específica (EacVs) se produjo a nivel de cuenca, representando entre un 71 y un 82 % del total, tal como se ve en la siguiente figura. En este nivel el factor que más influyó en el consumo de energía fue el origen del agua, siendo el agua superficial la que presentó menor EacVs, y el agua salobre desalada la de mayor.







El valor medio de EacVs para las CCRRs seleccionadas fue de 1,17 kWh m-3, lo que significa más de dos veces la EacVs media para los sistemas de riego localizado en España. Esta gran diferencia es inherente a la escasez habitual de las aguas superficiales en zonas semiáridas, donde otros recursos de agua con altos requerimientos de energía son aprovechados para riego (agua procedente de la reutilización, agua subterránea o el agua salobre desalada), o se produce el trasvase de otras cuencas (Acueducto Tajo-Segura).

El análisis del efecto de la escasez de agua durante los periodos de sequía sobre los indicadores energéticos pone de manifiesto una respuesta muy distinta de las CCRRs en función de sus recursos. El consumo de energía por superficie regada (EacSr) mostró en todas las CCRRs una variación paralela a la del volumen de agua suministrada por superficie regada (VsSr) a lo largo del periodo de estudio. Sin embargo, EacVs mantuvo valores muy constantes para distintos niveles de VsSr, destacando únicamente una ligera tendencia a incrementarse para valores bajos de VsSr como consecuencia principalmente de la disminución de la eficiencia de distribución (ED) durante el periodo de sequía.

Nuestras propuestas para conseguir una mejora son:
- A nivel de cuenca: la Administración debe optimizar la gestión de los recursos hídricos disponibles con el fin de priorizar el uso de aquéllos con menor consumo de energía. 
- A nivel de CCRR: se propone utilizar técnicas de manejo que permitan agrupar la demanda en función de los requerimientos de presión (agrupando las tomas de riego en los sectores) y aprovechar la capacidad de control y gestión que ofrecen las nuevas tecnologías, así como la realización de auditorías energéticas.
- A nivel parcela: se recomienda el riego a la demanda, porque permite aprovechar la presión disponible en la red colectiva de riego y eliminar así el consumo de energía a este nivel.
Por tanto para poder conseguir un regadío sostenible la Administración debe seguir promoviendo las buenas prácticas en la agricultura de regadío para mejorar la eficiencia en el uso del agua y la energía.